miércoles, 24 de diciembre de 2014

Nuevo sorteo navideño


No os los perdáis! Está incluido mi relato "El amor sin ti".




Pinchad en la imagen de abajo para ir al blog y conocer todos los detalles. Muchas sorpresas os aguardan! ;)




domingo, 14 de diciembre de 2014

Tú eres mi regalo - Relato

Os presento uno de los relatos incluidos en este libro. Espero que lo disfrutéis!



Tú eres mi regalo




Estaba arreglada y contenta de tener una tarde libre para salir a tomar un café con mis amigas. Busqué mi móvil y antes de guardarlo en mi bolso, me di cuenta de que tenía un mensaje de Connor:


Nena, te echo de menos. Esta noche vuelvo tarde, pero te compensaré, te lo prometo. Te quiero.


Le respondí de inmediato.


Yo también te añoro. Estaré esperando en tu casa, ya sabes que me encanta dormir a tu lado. También te quiero.


Llevábamos casi un año y medio saliendo; todo un récord para los dos. Nunca antes habíamos tenido una relación duradera. Algo que no me preocupaba, aunque sí el hecho de que él me dijera al principio, que no le atraían los compromisos, que era un alma libre y no le gustaban las etiquetas que se suelen emplear cuando se hay una relación íntima entre dos personas.

Yo no le presionaba, claro. Nunca sacaba a relucir temas como el llamarnos novio o novia. Y al parecer había hecho bien. Con el tiempo, él se había dado cuenta de que éramos algo más que una aventura pasajera. Nos encantaba estar juntos y no nos costó expresar nuestros sentimientos con sinceridad.

La primera vez que me dijo que me quería, habían pasado solo dos meses desde que salíamos juntos. En mi interior sabía que sentía lo mismo que yo, se le notaba en la mirada, pero intuía que necesitaba tiempo para asimilarlo y dejé que fuera el primero en dar el paso. Cuando vio que correspondía sus sentimientos, hicimos el amor con tal ímpetu, que creí que había muerto y volado al cielo. Era muy apasionado y eso me encantaba.

Connor era el hombre con el que todas las mujeres sueñan: atractivo, atento, cariñoso y terriblemente sensual. Lo único que me hacía temblar de miedo, era el hecho de que no soportaba los compromisos y que trabajaba de fotógrafo de una revista de moda. Cuando tenían algún reportaje importante, viajaba durante días e incluso semanas, pero lo peor, era saberlo rodeado de modelos guapísimas babeando por el hombre al que ya consideraba mío.



Ésta sería otra larga noche en su casa de Los Ángeles, esperando su regreso para no tener que pasar varios días sin verle. Llevaba algunas semanas trasnochando tanto, que ocasionalmente cuando volvía, solo me daba las buenas noches y dormíamos juntos sin hablar siquiera. Era agotador, pero al menos le veía un rato, aunque tuviera que conducir quince minutos hasta casa por la mañana y después al trabajo. Desde luego merecía la pena contemplar sus ojos castaños y esa mirada cargada de ternura que me dirigía. Dormir abrazada a él, era lo mejor del día.

Guardé el teléfono, deseando en silencio que terminara ya el maldito reportaje de la revista que le tenía viajando a Washington todos los días en avión. Casi tres semanas con ese ritmo de trabajo iban a acabar con él y de paso, conmigo. Algunas veces, Connor ni siquiera podía volver, porque sus horarios cambiaban de un día para otro si surgía algún contratiempo.

Salí de casa repitiendo un mantra. Esperando que volviera para quedarse en casa, al menos una temporada, y así disfrutar de su compañía.



Ver a Jessica, Claire y Tracy, hizo que olvidara mis pensamientos. El trabajo también me tenía absorta a mí, y por fin mi jefe había tenido la cortesía de darme un día libre a pesar del lío que había en el bufete de abogados. Como contaban con cuatro secretarias, nos darían tiempo libre a cada una, y así sería hasta tener las vacaciones de verano. Las jornadas de trabajo últimamente eran una locura, pero al menos nos daban un respiro.

—Courtney… ¿tú, llegando tarde? Si vives aquí al lado… —se burló Tracy.

—Venga ya, no llego tarde. Y además, vengo de casa de Connor, por eso no he venido antes.

—¿Ha vuelto ya? —se interesó Claire.

—No, debió de marcharse esta mañana muy temprano, porque he pasado la mañana sola. Hace un rato que me ha mandado un mensaje. Además, creo que hasta el fin de semana no terminará.

—Vaya, este chico hace contigo lo que quiere —expresó Jess, negando con la cabeza—. Tienes que decirle que no puede ir y venir a su antojo, y dejarte tirada cuando le da la gana.

—Jess, sabes que es su trabajo, nunca le diría algo así. Además, también yo trabajo mucho y nunca me lo ha reprochado.

—Ya, ya, ya. Pero la diferencia es que tú estás rodeada de cincuentones aburridos y él de chicas guapísimas… En serio, átalo en corto o este bombón se te escapa con una modelo cualquier día.

Se me hizo un nudo en el estómago al oír eso. No es que no confiara en él, pero no me hacía gracia tenerle tan lejos, y menos aún, cerca de una mujer en concreto.

Dayana Taylor era la famosa redactora de una revista importante y la ex de Connor. Hacía ya muchos años que había terminado todo entre ellos, pero era una mujer preciosa que siempre contaba con él para la revista que dirigía. No me alegraba la noticia cuando Connor me lo mencionaba, pero nunca le dije nada al respecto. Confiaba en él, y tampoco quería que creyera que estaba celosa… Algo que no era cierto, al menos no del todo.

—Eres una borde, Jess —soltó Tracy—. Supera ya lo de Martin, porque no todos los tíos del mundo son unos cerdos narcisistas.

—Sí, no le hagas caso, Court, la verdad es que todas creemos que Connor es un buen tío —dijo Claire. Su mirada se volvió hacia Jess—. Y Tracy tiene razón. Come helado, llora, grita o véngate de él por su engaño, pero tienes que olvidarle de una vez.

Jessica suspiró y le dio la razón asintiendo con la cabeza, pero su ruptura era muy reciente y aún le costaba ser amable con el género masculino. Sin embargo, aunque sus palabras no fueran dedicadas a Connor, me afectaban más de lo que hubiera deseado. Traté de ignorarlas, pero acudían a mi mente a menudo para atormentarme.



Una tarde de compras con las amigas, era lo que necesitaba para desconectar un poco. Habíamos quedado por la noche para ir al cine, así que cargué mis bolsas en el coche y fui a casa. Últimamente no pasaba mucho por allí y tenía que poner un poco de orden.

Estaba limpiando la cocina cuando mi teléfono sonó. Salté de alegría al escuchar la voz de Connor al otro lado de la línea.

—Hola preciosa, ¿me echas de menos?

—¿Qué pregunta es esa? —dije riendo—. Claro que sí.

—Me alegro, porque mañana vuelvo a Los Ángeles para quedarme. Ya casi he terminado.

—¡Qué bien! —exclamé feliz—. Me alegro, tengo muchas ganas de verte.

—Y yo nena, pero eso significa que al final esta noche no podré ir a verte. —El silencio se hizo a ambos lados, me entristecía estar otra noche sin él, pero por otro lado, le vería pronto y eso me consolaba en parte—. He hecho todo lo posible para adelantar mi vuelta y es la mejor opción que tengo, espero que no te enfades mucho.

Me reí, sabía que estaba bromeando. Me moría por verle y me parecería bien cualquier cosa con tal de tenerle de vuelta.

—Haré todo lo posible por no montar en cólera e ir a asesinarte. —Se rió a carcajadas—. Avísame y voy a esperarte a tu casa.

—Lo haré. Por cierto, ¿estás en la tuya ahora?

—Sí, tenía que volver a cambiarme para salir esta noche y arreglar un poco mi desastre particular, ¿por qué?

—Oh, por nada concreto, pero creo que si no me equivoco mucho, algo te llegará en una hora más o menos. Espero que te guste.

—¿Un regalo? ¿De qué se trata?

—Pronto lo sabrás.

—Venga, no seas así, ahora no dejaré de preguntarme qué es…

—Te encantará, ya lo veras. Tengo que dejarte, el deber me llama. Te quiero nena.

—Y yo a ti. Adiós.

Tras colgar, me pregunté con una sonrisa en los labios, qué se le ocurrió ésta vez. Le gustaba sorprenderme y como era muy impulsivo, me intrigaba sobremanera lo que habría hecho ahora.

Seguí con mi tarea y al cabo de un rato, llamaron a la puerta. Al abrir, mi sorpresa fue mayúscula cuando me encontré con tres repartidores, cada uno llevaba un ramo enorme de rosas rojas.

De la impresión que me llevé, no dije absolutamente nada, hasta que uno de ellos hizo que reaccionara.

—Hola señora, ¿quiere que se los dejemos dentro?

La pregunta era absurda, claro. Asentí.

—Claro, pasad —di un paso atrás y les dejé entrar—. Podéis dejarlos en esa mesa de ahí. Y por favor, no me llames señora, que solo tengo veintiséis años.

Los tres se rieron y uno de ellos se me acercó para darme un sobre. Imaginé que no era la tarjeta de los ramos de flores, porque solían ser pequeños. Claro que no estaba acostumbrada a recibirlos y bien podía ser una dedicatoria o algo parecido.

Se despidieron y tras contemplar la belleza de la multitud de rosas que ocupaban toda mi mesa de comedor, me senté en un sofá y abrí el sobre que tenía en la mano.

Decir que me sorprendí cuando vi lo que había dentro, sería el eufemismo del año. Tenía el corazón acelerado, la garganta seca y las manos temblorosas al ver los billetes de avión y las reservas de un hotel en Grecia. Eran para dentro de unos tres meses, lo cual era comprensible, porque mis vacaciones las cogería para entonces. Lo que no sabía, era por qué Connor reservaba con una antelación tan desmesurada. Su trabajo no le permitía el lujo de pensar a largo plazo, porque en cualquier momento le podían llamar y tendría que irse, así que no sabía qué pensar.

Aún miraba los papeles en mi mano, cuando escuché que volvían a llamar a la puerta. Esperaba que no fueran más flores, porque de lo contrario, no sabría dónde las iba a meter, ya que mi piso era más bien pequeño.

Me olvidé de todo, cuando vi a Connor al otro lado de la puerta. Solté un grito y dejando caer los papeles de cualquier forma en el suelo, me abracé a él hasta que casi me dolieron los brazos.

—Sí que tenías ganas de verme —susurró en mi oído.

—Pues claro —aseguré, retrocediendo lo justo para mirarle a los ojos—. La duda ofende, que lo sepas.

Me besó, como solo él sabía besarme. Con una pasión y una urgencia que no contenía para nada. Me tomó en brazos e hizo que le rodeara con mis piernas, levantando así mi falda.

Una sonrisa traviesa se le dibujó en los labios cuando detuvo sus manos en la parte superior de mis medias. Bajó la mirada, se recreó con el encaje de éstas y me miró con una sensualidad que me derretía. Esos profundos ojos tenían un poder sobre mí, que hacían que todo mi mundo temblara bajo mis pies.

—Siempre eres tan sexy… —murmuró.

Quería decirle que él siempre estaba tan bueno que no me cansaba de mirarle, pero no podía. Mis palabras estaban atascadas cuando él posó sus labios en mi cuello y fue bajando hasta llegar al sujetador. Abrió mi camisa de un tirón, me alegré de llevar una que estaba atada con un cinturón y no con botones. Normalmente acababa con las camisas destrozadas, después de un momento de pasión con Connor.

Sus manos volaban por todas partes, arrancando de manera salvaje todas las prendas de ropa que nos estorbaban, su mirada encendida por la lujuria, me desarmaba. Tampoco yo podía contenerme, hacía tantos días que no podíamos disfrutar así de nuestra compañía, que estaba segura de que iba a enloquecer.

Tiró de mí, hasta llegar al sofá y allí se dejó caer, haciendo que me colocara encima. Con sus dedos mágicos, estimuló la parte de mí, que estaba deseando que hiciera suya por completo y al notar que estaba más que preparada, sonrió con malicia.

—Siempre lista para mí.

—Siempre —jadeé.

De una estocada rápida, entró en mí, haciéndome gritar de placer. No podía negar que ésta, era una de las cosas que más echaba de menos de Connor, cuando estaba lejos. Nuestra conexión no era solo carnal y eso se notaba en cada caricia, cada mirada, cada beso.

Era tierno, a la vez que brusco y salvaje. Una combinación enloquecedora e irresistible.

Mientras yo me movía para que me penetrara más profundamente, él me acariciaba el pelo hacia atrás y recorría mis labios y mi cuello con pequeños besos ardientes que me hacían estremecer. El clímax no se hizo esperar. Nos perdimos el uno en el otro, como un tesoro se pierde en la profundidad del mar.

Cuando recuperamos el aliento, noté que no tenía energías para moverme. Nos quedamos abrazados un momento en la postura de la cucharita.

Al cabo de un rato, nos levantamos para ir a la ducha. Entramos juntos y entre risas y bromas, nos enjabonamos el uno al otro y acabamos haciendo el amor por segunda vez esa tarde.

Quería preguntarle muchas cosas, pero imaginaba que estaría cansado y merecía un respiro después del viaje que había tenido que hacer. Pensé que ya tendría tiempo de hablar con él por la noche, si es que le apetecía salir a cenar. Mis planes de ir al cine habían cambiado.

Se quedó en mi cama y me dijo que le avisara al cabo de tres horas, aseguró que tendría bastante con ese rato, para recuperarse del viaje. Cerré la puerta de mi dormitorio para no hacer ruido mientras terminaba con las tareas y avisaba por teléfono a las chicas.



Estaba tomando café a la mañana siguiente cuando apareció Connor en mi cocina con una expresión adormilada.

—Buenos días, “Bella Durmiente”.

—¿Buenos días? —preguntó contrariado.

—Sí… es lo que se suele decir por la mañana.

Se rió y me abrazó, haciendo que estuviera a punto de caerme del taburete de la isla de la cocina.

—¿Quieres un café?

—Sí, claro, pero ya me lo sirvo yo. Tenías que haberme despertado ayer, como te dije.

—Lo hice, bueno lo intenté. Estabas tan cansado que ni siquiera abriste los ojos y después de un rato, desistí y salí para dejarte descansar a gusto.

Recordaba lo extrañadas que se quedaron mis amigas cuando me vieron aparecer.

—Vaya, lo siento mucho —bostezó de manera exagerada, cogió su taza de café y se sentó a mi lado—. Ayer fue un día de locos. Por la mañana ya tenía previsto terminar y coger el primer vuelo que saliera para estar aquí pronto, pero hubo lío en la revista y bueno…

—¿En serio? ¿Qué pasó?

—Ya te contaré —hizo un gesto como para quitarle importancia. Me moría por saber qué pasaba, pero le dejé continuar—. Quería darte una sorpresa y por eso te llamé y te dije que vendría hoy.

—Me encanta que me sorprendas. Y gracias por los regalos, lo del viaje es alucinante.

—Tú te lo mereces, eso y más.

—Lo que no entiendo es cómo vas a hacer si te llaman para trabajar en esa fecha.

—Bueno, eso te lo contaré cuando tengamos más tiempo —dijo con una expresión extraña en su mirada—. Si no te das prisa, llegarás tarde. Por cierto, mañana iremos a cenar, quiero compensarte por lo de anoche.

—Está bien, ya me dirás dónde.

Le di un beso en los labios y me despedí.

Cada uno fuimos a por nuestro coche; él salió para su apartamento para ponerse al día con sus cosas y yo a trabajar, aunque no me apetecía nada, sabiendo que Connor estaba en la ciudad. Deseaba estar con él todo el tiempo, pero no me quedaba más remedio que ir a la oficina.



El sábado al medio día, había recibido un simple mensaje de Connor, diciendo que me llevaría a cenar a un famoso y lujoso restaurante de Los Ángeles. Enseguida pensé en ir de compras con mis amigas. Necesitaba un vestido de infarto para impresionarle. La noche anterior había estado algo distraído y había querido quedarse en su piso. Estaba dispuesta a hacerle olvidar lo que sea que le ocurriera en Washington por el trabajo.

Estábamos en una boutique que nos gustaba visitar para estas ocasiones y las miradas de mis amigas no eran demasiado alentadoras. No habíamos encontrado el vestido perfecto. Todos eran elegantes, pero necesitaba algo especial, algo que le dejara embelesado en cuanto me viera aparecer.

—Aún no me puedo creer lo de las flores, creo que está empezando a parecer el típico novio formal —dijo Tracy con una amplia sonrisa—. Es tan romántico…

—Claro, Tracy, tú anímala —dijo Jess irritada—. Mira Court, creo que todo eso es genial, pero así empezó Martin a comportarse, cuando no quería sentirse culpable por engañarme.

Claire y Tracy suspiraron. Ninguna estábamos de acuerdo con Jess, claro que yo podía llegar a entenderla. No era la única que había sufrido un desengaño amoroso, pero parecía que no se daba cuenta de que sus palabras me llenaban de dudas.

Esas dudas que hacían daño, porque me daba miedo que en el fondo, tuviera algo de razón.

—No puedes generalizar, Jess —intervino Claire.

—Ya, pero es que…

Nos quedamos en silencio, esperando a que continuara. Tenía una expresión tan culpable que, mil pensamientos cruzaron por mi mente. Ninguno de ellos agradable.

—¿Qué me estás ocultando, Jess?

Claire y Tracy me miraron sorprendidas por mi tono acusador. No quería pensar mal de una de mis mejores amigas, aunque el hecho de no dejar de comentar la posibilidad de que Connor me estuviera engañando me hacía pensar que era porque ella sabía algo. Deseaba no pensar en esa posibilidad, porque sería algo horrible, pero no podía evitarlo. La idea había penetrado en mi mente y no lograba olvidarla desde la noche anterior.

—No soy yo la que te oculta algo Courtney. Pero, ¿te dijo Connor por qué volvió antes?

—Pues sí —respondí confusa—. Quería darme una sorpresa. ¿Por qué me preguntas eso?

 —Verás, imaginé que él te habría contado algo. —Se mordió el labio, nerviosa, y yo estaba ya al borde de la histeria—. Una amiga mía, trabaja con Dayana. El jueves por la noche me dijo que el día anterior, en mitad de una sesión de fotos, se pusieron a pelearse a gritos. Por lo visto fue todo un espectáculo. Mucha gente de la redacción, aseguraba que era algo personal y no del trabajo, porque todos saben que estuvieron liados hace tiempo. La verdad es que yo no sé qué pensar. No quería decirte nada, porque pensé que él te comentaría algo y no quise darle importancia si no estaba segura.

—Ya. —Tenía que haber una explicación, claro. No me lo había dicho, pero seguro que no querría preocuparme. Se suponía que estaría al menos hasta el domingo trabajando para ella, pero había vuelto tres días antes, eso tenía que significar algo bueno, ¿o no?—. No me ha dicho nada, pero no creo que sea importante. Él me lo habría contado.

Mis amigas se miraron entre ellas con una mezcla de inseguridad e incredulidad.

—¿De verdad lo crees? —me preguntó Jess con suavidad.

—Bueno yo… no estoy segura —entré en el probador y me puse mi ropa. Salí de la tienda con mi decisión tomada—. Tengo que ir a verle, necesito una explicación.

—Lo siento Court, no tenía que haberte dicho nada —se lamentó Jess.

—Tranquila, en realidad te lo agradezco.

Me despedí de ellas, que se quedaron algo consternadas al verme subir al coche. Necesitaba oírlo de sus labios. Si era verdad que había vuelto a ocurrir algo con su ex, merecía saberlo. Y en ese caso, iba a enterarse de lo que era perder a alguien para siempre.



Le llamé al móvil, porque no estaba segura de que estuviera en casa. Pero no me respondió. Llamé a su puerta y después de un rato, cuando casi había desistido de mi misión por saber la verdad, me abrió la puerta con cara de haberse quedado dormido.

Una amplia sonrisa iluminó su rostro y eso me ablandó. Pero yo tenía algo que preguntarle y nada me distraería de mi propósito.

Entró en la cocina para preparar café y yo estaba en un sillón muy cómodo, intentando relajarme para que no notara lo nerviosa que estaba. Pero parecía que no iba a notar nada extraño en mí, porque él parecía algo ausente también cuando se sentó justo enfrente.

Cada vez estaba más preocupada.

—Oye, tengo algo que preguntarte.

—Está bien, pues dime.

—Verás, es que yo…

—Espera —interrumpió levantándose de golpe—. Te he comprado una cosa para esta noche.

—¿De veras? —pregunté sin mucho entusiasmo.

—Sí, es una noche especial.

Lo dijo con un tono nervioso y a la vez entusiasta. No sabía lo que se proponía, pero me estaba dejando cada vez más inquieta y expectante. Tanto misterio me estaba poniendo de los nervios.

Me dio una caja enorme y plana, con un gran lazo plateado. Lo abrí lentamente, mis dedos casi no me respondían. Cuando vi lo que había dentro, no supe si reír o llorar: era un vestido de seda rojo con pedrería. Lo más exquisito que había visto nunca. Sin duda el vestido perfecto para un restaurante de alto nivel.

—¿No te gusta? —preguntó al ver mi expresión confusa.

—S-sí, claro que me gusta —titubeé—. Es precioso.

—Vaya, pues no sé. Normalmente eres más efusiva si te gustan mis regalos.

Era cierto. Pero según la teoría de mi amiga Jess, un hombre solo regala cosas a una mujer cuando se trata de algún aniversario o se siente culpable por algo. Lo cual, me dejaba con un nudo en el estómago, porque no era ninguna fecha señalada que recordara.

Dejé el vestido en la caja y me acerqué a él.

—Es perfecto, de verdad. Pero tengo que hablar contigo de una cosa.

—Claro, ven.

Se sentó en un sillón y me hizo colocarme encima como una niña pequeña mientras me acariciaba la mano.

—¿Qué es lo que ocurrió esta semana con Dayana?

Abrió mucho los ojos y supe que había algo que no me había contado. Sin duda era la pregunta correcta, aunque su reacción no era la que cabía esperar, ya que sonreía levemente. Por un momento pensé que estaba regodeándose por algo, y yo solo deseaba saber el motivo.

—¿Cómo te has enterado?

—Ya sabes que las mujeres somos muy cotillas. Alguien que trabaja para la revista ha contado por ahí que tuviste una pelea con Dayana, aunque nadie sabe por qué.

—Vaya, creí que nadie se había dado cuenta, pero veo que no fuimos muy discretos.

—¿Qué? —Me tensé ante su comentario. No sabía qué pensar. Estaba totalmente desconcertada.

—Pues la verdad es que tuvimos una bronca descomunal, porque se enteró que había hablado con el director de la revista. Me voy a tomar unos meses de descanso, empezando por esta semana. Estaba agotado de sus exigencias con las modelos y las portadas. Te aseguro que es insoportable —dijo poniendo los ojos en blanco. Me reí, porque sus palabras me alegraban y aliviaban mis nervios, y desde luego, mis sospechas infundadas—. Me estuvo echando en cara algunas cosas del pasado, porque sabe que ahora tengo una relación seria contigo y ese fue el colmo.

—¿Y eso?

—Bueno, como ya te dije, no me gustaba sentirme encerrado en una relación. Con ella fue un error desde el principio y lo corté rápido. Creo que nunca lo superó, porque la relación de trabajo ha sido bastante tensa este último año.

—Ya. Pensé que quizás había intentado algo contigo…

Me miró y supo por dónde iba.

—De eso nada, puedes creerme que no hay nada entre nosotros. Mi relación con ella nunca fue nada serio.

No sabía qué decirle. El hecho de saber que conmigo sí ha sido capaz de tener una relación de verdad, me hacía sentir la mujer más especial del mundo entero.

Parecía más serio que antes, e incluso más pensativo después de lo que me había contado.

—¿Qué ocurre?

Mi pregunta parecía que le había despertado de un sueño. Me miró y pude apreciar un brillo especial en sus ojos, algo a lo que estaba acostumbrada. Había un amor desbordante en ellos y me alegró saber que aún sentía lo mismo por mí. Pero ésta vez había algo más, una expresión de determinación que no había visto antes en él. Se aclaró la garganta y parecía exaltado mientras se incorporaba un poco para observarme detenidamente.

—Bueno, me hubiera gustado hacer esto de otra forma, por ejemplo en un restaurante elegante y contigo llevando ese precioso vestido. Pero ya sabes que soy un poco especial con todo el tema de las relaciones. Me gusta hacerlo todo a mi manera y espero hacerlo de forma correcta por una vez en la vida.

Su discurso me había dejado erizada la piel. Como cuando sabes que algo importante va a pasar y todo tu cuerpo te lo advierte. Me di cuenta de que le estaba apretando la mano con fuerza y él me la soltó para coger algo que tenía en el bolsillo trasero del pantalón vaquero.

Me sorprendió muchísimo cuando vi una pequeña cajita de terciopelo rojo. Mi corazón se aceleró de manera peligrosa. Nunca imaginé que Connor Harris -famoso fotógrafo al que se le conocía por ser el soltero de oro de California-, se me declararía. Cualquier mujer hubiera esperado lujo por todas partes: champán, un coche de lujo, restaurante elegante y música. Pero a mí me parecía que algo así era muy especial. Aquí sentados, viendo la televisión una noche, fue cuando me dijo que me quería por primera vez, y donde yo le dije que sentía lo mismo, casi a punto de echarme a llorar de la emoción. Era donde reíamos, charlábamos de todo y compartíamos nuestras experiencias, donde cenábamos los sábados y los domingos por la noche, como una pareja normal de enamorados. Y sobre todo, era un lugar mágico para mí, porque durante nuestra tercera cita, al mirarme con cariño, me aseguró que rompería todas sus absurdas reglas sobre las relaciones, solo por mí.

Estaba segura de que, aunque lo dijo con un tono burlón, ambos al mirarnos, supimos que había mucha verdad en esas palabras.

—Courtney, antes de nada, quiero decirte una cosa —me acarició la mejilla con ternura y prosiguió—: Durante nuestra primera cita, cuando te aseguré que no me gustaba ponerle etiquetas a lo que empezábamos a tener, te lo dije en serio —asintió con ímpetu y se rió, haciendo que yo hiciera lo mismo—. En ese momento lo dije por una razón, pero esa razón ha cambiado por completo. La experiencia me enseñó que las personas vienen y van, pero tú me enseñaste, con tu infinita paciencia y fe en mí, que algunas están hechas para estar juntas. Me alegro que seas esa persona, porque con el tiempo me he dado cuenta de que no deseo vivir mi vida con ninguna otra. Así que… ¿te casarás conmigo?

Las lágrimas traicioneras, salieron de mis ojos a borbotones al verle abrir la caja que contenía un precioso anillo de oro blanco con un diamante redondo en el centro.

—Sí, sí, sí.

Connor se rió por mi efusividad, puso el anillo en mi dedo y nos besamos con una pasión arrolladora.

—Nunca creí que te oiría decir esas palabras.

—Bueno, para todo hay una primera vez, y espero que se también sea la única.

—Por supuesto, ¿por quién me has tomado?

Los dos nos reímos.

—Gracias por las flores y el viaje, todo es increíble.

—De nada preciosa. Pensé que te gustaría como regalo para el viaje de novios. Me he tomado un merecido descanso y tú podrías cogerte una excedencia. Siempre has querido ir a muchos sitios y creo que es un buen momento, ¿qué te parece?

—Pues que es una gran idea y un regalo perfecto.

—Tú eres mi regalo. El más grande que haya recibido jamás. Todo lo que haga por ti es poco, comparado con lo que significa para mí estar a tu lado.

—Yo siento lo mismo.

Con nuestros corazones latiendo al unísono, nos adentramos en un mundo donde solo importábamos nosotros, y nada más.



viernes, 12 de diciembre de 2014

Reseña de "Mi vampira traviesa"


Mil gracias por tu reseña Ester. Un besazo!

Aquí os dejo la nueva reseña de mi última novela publicada. Espero que os guste tanto como a mí.



TITULO: Mi Vampira Traviesa
AUTOR: Carolina Ortigosa
EDITORIAL: Auto Publicado
GENERO: Romántica Paranormal erótica
PAGINAS: 298

PRECIO: 2,68€ (Kindle)













Edith White es joven y hermosa. Nunca ha tenido una vida fácil, es una vampira cuyo destino le fue impuesto y no piensa tolerar que nadie más le diga cómo tiene que hacer las cosas. 
Se guía por su propio código… hasta que Jonathan Brown se cruza en su camino y no para hacerle la vida más fácil. 
Es atractivo, seductor y de la misma naturaleza que ella. Le enseñará que en la vida a veces merece la pena dejarse llevar y olvidar al resto del mundo. 
Pero es algo que Edith no puede hacer cuando sabe que Ian y Samantha podrían estar en peligro por su culpa. 
Tendrá que enfrentarse a muchas cosas, incluso a la verdad que le fue negada hace años, para conseguir la vida que desea. 
¿Lo logrará a pesar de que quizás tenga que renunciar a algo importante para ella?



Gracias a Carolina por enviarme el libro, realmente es un libro diferente a los que he leído por ahora. Lo que me llamó la atención fue la portada es súper atractiva llama a ser leído. La sinopsis no la he leí pero he descubierto que el titulo tiene mucho que ver con lo que hay dentro del libro. El libro me ha gustado. Por ello lo recomiendo. Pero hay algunas partes del libro que se me hicieron un poco eternas pero en cuanto empieza la acción se te olvida esa parte.

Yo conocí a Carolina con otros títulos es la primera vez que leo algo picante de ella y debo decir que no está nada mal.

La trama es algo complicada mezcla magia con vampiros, muy al estilo “buffy” pero sin la cazadora de vampiros, además hay varias subtramas entremezcladas entre sí sobre las interacciones de los personajes. Algo que mola, porque vas conociendo cada historia de forma independiente.

Sobre los personajes decir que le ha faltado algo para mí, esa chispa que hace que me atraigan, pero aunque no tenga uno favorito, me quedaría con uno….

Sami es una mujer que da mucho juego, “ya veréis ya…” por qué lo digo. Aunque emocionalmente es algo inestable y débil.

Edith, es la protagonista del libro, es una vampira que tiene carácter, pero también es dulce y cariñosa con los suyos, y los protege a muerte.

Y llegamos a Jonathan, *me relamo* me gusta este personaje, un tipo oscuro, fuerte, con un cuerpo de escándalo y además con un secreto a descubrir, ¿creéis que lo descubriréis?

Hay más personajes, buenos, buenísimos, malos, malísimos, pero para saber más… tendrás que leerlo. Por cierto, no os podéis perder los momentos brujeriles.

El género que predomina es el romántico paranormal pero también hay momentos eróticos que darán mucho juego. Además contamos con varias historias de amor y momentos de mucha acción.


En resumen, mi vampira traviesa, es sin duda un libro entretenido, con momentos picantes y mucha acción. ¿Lo recomiendo? Sí, lo hago, sin duda.

Este es el blog de Ester.

lunes, 8 de diciembre de 2014

GRACIAS


Muchas gracias por hacerme estar en las listas de los más vendidos de amazon. Estoy muy emocionada. Solo deseo que lo disfrutéis mucho. Espero con ilusión vuestros comentarios. Besos!






SINOPSIS

Elisabeth está satisfecha con su vida aunque no tenga suerte en el amor. Siente algo intenso por su jefe, Francisco. Lo malo es que éste sale con Clara, casualmente su mejor amiga. A veces piensa que si alguno de los dos conociera sus sentimientos, quizás no estarían juntos y ella podría haber tenido alguna posibilidad de ser feliz. Pero las cosas no son como parecen… 

Detrás de esa relación existen fantasmas ocultos que lo cambiarán todo. Incluso el rumbo de los sentimientos de Elisabeth. Cuando descubre que su jefe pretende pedirle a Clara que se case con él, su mundo se vendrá abajo. Pero con lo que no cuenta es con que alguien entrará en su vida sin previo aviso. 

El amor es impredecible y se dice que nunca elijes de quién te enamoras… ¿Será verdad?



Mi reseña sobre "Besar a un ángel" de Susan Elizabeth Phillips


Es una historia preciosa, SEP es mi autora favorita aunque hay muchas que me hacen disfrutar con sus novelas.

Besar a un ángel es una novela romántica contemporánea que tiene como tema principal algo poco usual: el circo. Nunca antes había leído sobre este tema y lo he disfrutado muchísimo. Esta autora se documenta sobre diversos temas cuando escribe y gracias a ello te metes de lleno en la historia. Ha sido divertido y un gran hallazgo.

Los personajes no tienen nada en común. Daisy es un poco atolondrada, divertida, inteligente y una belleza con una educación poco convencional. Alex es serio, autoritario, orgulloso y un completo incapaz de mantener una relación. Para él, el amor es algo que no experimentará nunca a causa de lo que pasó en su infancia. Sin duda una tragedia.

Su matrimonio es arreglado por el padre de Daisy. En el siglo en que vivimos no es lo normal, pero ninguno podrá negarse. Se ven atrapados sin remedio.

Decir que la cosa empieza mal, es un eufemismo. Son como la noche y el día y les costará entenderse, más aún porque Daisy cree en los votos sagrados que ha hecho y Alex piensa que es la bobada más grande que oye. No la respeta ni lo más mínimo y ver lo incapaz que es de hacer cualquier cosa, incluido el acercarse a los animales (a los cuales tiene un miedo terrible) solo hace reforzar la imagen que tiene de que es una niña mimada.

Las tornas irán girando y ellos evolucionarán hasta convertirse en una pareja que cause sensación. Los sentimientos afloran lentamente y poco a poco se darán cuenta de la maravillosa unión que forman. 

No te pierdas los giros que da la historia. ¿Queréis saber qué pretendía el padre de Daisy al obligarles a casarse, qué hace ella cuando se encuentra cara a cara con un tigre siberiano o cómo la ex de Alex consigue doblegarle, consiguiendo así su venganza? Sin duda os dejarán con la boca abierta.

Disfrutaréis mucho de las aventuras de esta peculiar pareja. Como se suele decir: los polos opuestos se atraen y estos personajes formarán una pareja imperfecta y maravillosa. Os encantará.



miércoles, 3 de diciembre de 2014

Sorteo Nacional "Siete razones para no enamorarse"






Participad en este nuevo sorteo!  Estará activo hasta el 21 de Diciembre.


Elisa debe presentar un artículo novedoso para el número de febrero de la revista en la que trabaja o la pondrán de patitas en la calle, pero su mente está en blanco. Por casualidad ve en la sección de obituarios del periódico una esquela donde algún gracioso, que dice haber sido maltratado por las mujeres, se da el pésame a sí mismo y a su corazón y se promete no enamorarse nunca más. Casi sin pensarlo propone a su jefa buscar a quien ha publicado la esquela y hacerle una entrevista. El problema es que Javier (el autor) no está muy dispuesto a cooperar y solo acepta escucharla cuando ella le asegura que serán únicamente siete preguntas. Él accede a cambio de que por cada pregunta Elisa cumpla un deseo suyo. Cualquier deseo. Siete preguntas, siete deseos.
Así comenzará a materializarse la venganza de Javier hacia la mujer que le ha hecho daño, aunque focalizada en la persona de Elisa… hasta que ella se da cuenta de que se está enamorando perdidamente, a pesar de tener siete grandes razones para no hacerlo..

Toda la información aquí.