jueves, 23 de febrero de 2017

Mis besos para ti - Capítulo 3

¡Buenos días!

Aquí os dejo un nuevo capítulo de "Mis besos para ti". Espero que lo disfrutéis mucho.


Podéis ver el book tráiler aquí.


Capítulo 3

  

El domingo había llegado con prontitud. Luna fue a comer con Adrián y sus padres en casa de estos. Su madrastra Lorena, los esperaba con una gran sonrisa. Decir que la mujer estaba encantada con la relación, sería quedarse corto. Era más que feliz por ver que su hijastro tenía una relación seria y había olvidado las fiestas y las noches de sexo sin compromiso. Si bien era cierto que aún salían a pasárselo bien, eso carecía de importancia cuando Lorena pensaba que Adrián por fin había sentado cabeza.

Por supuesto había puesto a Luna en un pedestal porque había sido la mujer que lo había conseguido. Esta se quitaba mérito cada vez que sacaba el tema, porque era consciente de que su hombre no tenía precio, sino que era un auténtico tesoro para ella. Cuando sus padres les oían y veían lo mucho que se querían, se sentían llenos de orgullo.

Luna adoraba esas reuniones familiares, se notaba que se respiraba mucho amor allí. A pesar de que Lorena no fuera su madre natural, a pesar de que el Manuel, el padre de Adrián, había puesto grandes responsabilidades en sus manos, se notaba que había entre ellos mucho más que pesadas cargas y negocios. Eran una familia muy unida y Luna sentía que añoraba a sus propios padres cada vez que estaba en esa casa.

Aún con ese desgarro en el corazón, le encantaba ir de visita. Los dos la apreciaban, y pasaba muy buenos ratos en su compañía.

Casi podía considerarlos como una segunda familia, pero aquello también le daba un poco de miedo. No sabía qué ocurriría en el futuro. ¿Y si les cogía mucho cariño y por alguna razón su relación se acababa?

Estaba muy familiarizada con el sentimiento de pérdida, y precisamente por aquello, sabía que haría lo que estuviera en su mano por no volver a pasar por lo mismo. Y si bien era cierto que el apego por las personas no era algo controlable, a veces deseaba poder ser tan fuerte como para reconstruir el muro de su corazón que cayó cuando Adrián lo atravesó.

Si fuera tan fácil.



Los padres de Adrián protestaron cuando estos dijeron que debían marcharse.

—Tenemos que ir a recoger sus cosas o llegará a Granada de noche —dijo Adrián con Luna de la mano. Tiró de ella con suavidad para ir hacia el coche que estaba aparcado a poca distancia de la puerta principal de la casa—. Además, la semana que viene se vendrá otra vez, ¿o lo habéis olvidado?

—Es cierto, la fiesta de negro —dijo Lorena con entusiasmo.

—Claro, no me perdería la fiesta de aniversario del hotel por nada del mundo —aseguró Luna.

Cuando se subieron en el coche de Adrián, volvieron a despedirse de ellos con la mano. Él tocó el claxon y se dirigieron hasta el hotel.

Aunque Luna y Tania iban a subir a Granada cada una en su coche, habían quedado en ir juntas. A pesar de que la distancia no era muy larga, siempre era mejor sentir que alguien podía estar cerca en caso de emergencia.

Ahora sin embargo, la emergencia que tenían entre manos ellos dos era otra bien distinta. No habían mentido exactamente a sus padres, pero tenían pensado despedirse en privado antes de que Luna se marchara. Disponían de media hora antes de que Tania llegara, así que cuando Adrián aparcó cerca de la puerta, salieron disparados hacia dentro.

Cruzaron las puertas solo cogidos de la mano para evitar mostrar un espectáculo, pero los dos tenían unas ganas locas de besarse con pasión y de despojarse de todas las prendas que les estorbaban. Pasaron de largo por la recepción y esperaron con impaciencia a que el ascensor abriera sus puertas.

Las ansias de los dos eran casi insoportables.

Cuando las puertas metálicas abrieron con un pequeño timbre, entraron tan aprisa como sus piernas les permitieron. Al cerrarse, solo dos personas quedaron en la recepción, mirando el lugar por el que Adrián y Luna habían desaparecido.

La mujer que esperaba registrarse en ese mismo instante, sintió un vuelco en el corazón con lo que había presenciado, pero trató de reprimir sus emociones cuando se volvió hacia la recepcionista. Ella parecía igual de estupefacta por haber visto a la pareja tan acaramelada. Soltó una pequeña risita nerviosa y negó con la cabeza antes de volver a hablarle.

—¿Puede dejarme su DNI por favor?

—Por supuesto, aquí tienes —lo dejó en el mostrador y se acercó para hablarle. No había nadie cerca, pero siempre era mejor tener cuidado, y más aún porque su curiosidad podría acarrearle a ella algún inconveniente—. Tengo la impresión de que conoces al hombre que acaba de entrar.

La recepcionista sonrió para no mostrar su disgusto.

—Es el dueño del hotel, señorita Acosta —dijo de manera escueta.

—Oh, conozco muy bien a Adrián, Ivonne Lago —dijo mirando la chapa que tenía la joven en el uniforme de trabajo—. Puedes llamarme Yolanda, por cierto.

A pesar de su altivez inicial, y a la prematura confianza que intentaba mostrar ante una desconocida que trabajaba en el hotel, se notaba que quería congraciarse con ella para sacar información. Ivonne sabía muy bien por qué lo hacía y no podía culparla.

—Bien, Yolanda —dijo Ivonne mostrando una sonrisa comprensiva. Seguro que se trataba de algún pasado ligue de su jefe, imaginó—. Supongo que hace bastante que no pasas por aquí, pero el señor Hidalgo tiene ahora una relación seria con esa chica que ha entrado con él.

—Sí. Ya veo —musitó pensativa—. No sabía que ninguna mujer pudiera hacerle cambiar su forma de ser —soltó con aire confidente.

No pudo ocultar del todo su desprecio en su voz.

—No creo que en cinco meses nadie sea capaz de cambiar, por muy enamorado que se crea que está —cuchicheó la recepcionista.

Los ojos de Yolanda se abrieron como platos. Aunque reticente, sonrió a su nueva compañera de cotilleo. Quería tenerla de su lado durante su estancia, pero no le hacía ninguna gracia que también pareciera estar encaprichada de él, ni que Adrián tuviera una novia. Su viaje no empezaba especialmente bien.

—También te gusta, ¿verdad?

Ivonne se sonrojó. Trató de disimular haciendo su trabajo y centrando su atención en el ordenador, pero se le notaba demasiado. Dejó la llave de la habitación de la nueva huésped en el mostrador y al final la miró a los ojos.

—Da igual si me gusta o no. La verdad es que me gusta mi trabajo, y las relaciones entre trabajadores aquí están prohibidas, así que…

Dejó la frase a medias, pero tampoco necesitaba explicar más. Quería conservar el trabajo, pero eso no le impedía emitir juicios sobre la vida privada de su jefe, lo que a su vez también podía acarrearle algunos problemas; algo que pudo comprobar en el pasado.

Alfred Cox, el gerente, apareció tras ella y escuchó la última parte de la conversación. No hacía falta hacer muchas averiguaciones para saber qué pasaba, puesto que casi todas las empleadas del hotel suspiraban por el apuesto y hasta hacía poco soltero dueño.

—Buenas tardes, señoritas, ¿va todo bien?

—Sí, señor. Acabo de hacer un nuevo registro y la señorita Yolanda Acosta ya tiene su llave. Espero que disfrute de su estancia —dijo a modo de despedida.

La aludida sonrió al gerente, al que ya había visto en otras ocasiones, al fin y al cabo, su padre era un buen amigo del padre de Adrián y los dos se habían hospedado muchas veces allí.

—Encantado de saludarla de nuevo. Estoy seguro de que viene para la fiesta de negro, ¿no es cierto? —se interesó con voz amable.

—Sí, por supuesto. No puedo faltar a un evento como este —dijo con cierto tono reprobatorio por su intromisión. No estaba de humor para formalismos.

—¿Sus padres vienen también? Será un placer atenderles en todo lo que pueda, como siempre —dijo con la profesionalidad que le caracterizaba e ignorando su tono.

—Ellos llegan el viernes, justo antes de la fiesta. Están atendiendo sus negocios y no pueden venir antes —explicó de forma vaga.

Recogió las llaves y tras lanzarle una mirada agradecida e intencionada a Ivonne, se despidió de los dos y se dirigió hasta la sexta planta, hasta su ático de lujo con terraza, el que siempre reservaba. Tenía unas vistas impresionantes, pero algo le decía que esta vez no las compartiría con uno de los hombres más sexys con el que había estado en su vida, Adrián. Solo habían estado juntos en algunas contadas ocasiones, pero fue el sexo más ardiente que tuvo jamás. ¿Y quién le decía que no podría repetir? Ella era una mujer de su nivel: rica, atractiva, con una espléndida cabellera rubia hasta la cintura y un cuerpo de infarto, y que podía tener al hombre que quisiera. Tras mucho tiempo sin verle, le quería de nuevo para disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Y lo que ella deseaba, lo tenía, así de sencillo. Esta vez no iba a ser menos. Nadie, y mucho menos una jovencita cualquiera, lo impediría.

No se podía decir que estuviera enamorada de Adrián, pero él era como una droga para Yolanda, como un juguete con el que le apetecía volver a jugar.

Ya vería si era capaz de negarse a ella cuando usara todas sus armas para seducirle. Nunca le habían fallado para conseguir hombres atractivos, y ahora tampoco lo harían.



Luna se aferraba a Adrián como si le fuera la vida en ello. El agua de la enorme ducha caía por sus cuerpos, humedeciéndolos y calentándolos un poco más, mientras él la penetraba con fuerza y la apretaba contra la pared. Sus labios estaban unidos en un tórrido beso que les dejaba casi sin aliento; una clara muestra de la desesperación que sentían cuando notaban que tenían que despedirse por un período largo de tiempo. Ni todo el trabajo en el que se sumergían durante la semana, les ayudaba a consolarse por no tenerse cerca, y si bien era algo que ninguno estaba preparado para hablar, lo demostraban del único modo que sabían: entregándose en un frenesí de sexo salvaje.

Adrián notaba que Luna estaba a punto de correrse y dejó de besarla para mirarla a los ojos, esos ojos castaños que le robaban el corazón y el alma.

—Vamos nena, quiero sentirlo todo —masculló con resuello.

Ella se estremeció ante sus palabras, ante su intensa y azulada mirada. Su voz era un potente afrodisíaco, tanto como su perfecto y torneado cuerpo, y esa fogosidad que le caracterizaba. Era insaciable, y eso le encantaba. Ella tampoco tenía nunca bastante de él, pero trató de dejar todo pensamiento a un lado y se dejó llevar por la arrolladora pasión del momento. Adrián empujaba con fuerza una y otra vez en su interior y los jadeos escapaban sin control de sus labios. Adoraba cuando se desataba, cuando su deseo crecía sin control. Eso le hacía perder el suyo. No podía ser más excitante.

Adrián la siguió al instante, derramándose en su interior con las últimas estocadas. Echó la cabeza hacia atrás y dejó que el agua cayera en su cara. Luna levantó sus manos y acarició sus mejillas cuando él la dejó con cuidado sobre el plato de ducha. El beso que se dieron era un adiós, una despedida temporal, y trataron de dejar en él todo el cariño que se tenían, sabiendo que se echarían mucho de menos.

Se lavaron el uno al otro y Luna tembló de gusto cuando él le enjabonó su largo pelo castaño. Le encantaba sentir sus manos por cada parte de su cuerpo, y cuando le masajeaba con suavidad por las sienes y el cuello, casi se derretía. Daba igual dónde posara sus manos, porque parecían mágicas.

Bromearon unos minutos mientras se envolvían en las toallas y se vestían, y cuando ella fue a secarse el pelo, él aprovechó para terminar de recoger sus cosas. Cuando tuvo la maleta abierta sobre la enorme cama, se le ocurrió lo que creyó que nunca consentiría de una mujer. Sacó una de sus camiseta, la de color rojo oscuro de manga larga y la dejó donde estaba antes, en el armario. Hasta ahora Luna no había dejado ni un mísero cepillo de dientes, pensó, e imaginó que lo haría por él, porque en su casa jamás había dejado que ninguna mujer entrara para ponerse cómoda, y ni mucho menos para quedarse, pero creía que era el momento de dar un paso. Podría parecer una tontería para cualquiera, pero para él, era algo importante.

Le daba un poco de miedo, pero en el buen sentido.

Luna, su Luna, no era cualquier mujer, y ella se merecía siempre más. Él estaba dispuesto a dárselo poco a poco; jamás había tenido una relación seria, de modo que también tenía que ir aprendiendo.

Salió del cuarto de baño con un vaquero, zapatillas cómodas y un jersey, y cuando la vio, le pareció la mujer más sexy del mundo. Le dio la chaqueta y un fular que le gustaba ponerse en lugar de una bufanda, y él cogió la maleta y su bolso. Con todo su pesar, había llegado el momento de despedirse hasta el fin de semana siguiente.

Ya estaba deseando que pasaran rápido los días.

Cargó las cosas en el maletero de su coche y juntos esperaron la llegada de Tania, que fue muy puntual.

—Te quiero mucho, preciosa.

—Y yo a ti, cariño —musitó ella junto a sus apetitosos labios.

Sintió un nudo en la garganta, pero hizo un esfuerzo para mostrarle una sonrisa. No quería ponerse a llorar cada vez que llegaba una despedida, aunque eso fuera lo que le apetecía en realidad.

Los dos tenían responsabilidades que atender, y la distancia sería algo temporal, estaban seguros. Algún día estarían preparados para dar ese paso.



Luna llegó a Granada algo cansada. En lugar de parar a tomar algo con Tania, cada una se fue directa a casa. Al día siguiente se verían en el trabajo y ya tendrían tiempo de charlar.

Envió un rápido mensaje a Adrián para avisar de que había llegado, y fue hasta el salón. Sabía que la abuela estaría viendo la televisión

—Hola abu. ¿Qué tal el fin de semana? ¿Se pasaron a verte Belida y Félix?

—Hola mi niña. Sí, se llegaron ayer a traerme unas galletas muy ricas —dijo con una sonrisa. La madre de Tania tenía mano con la repostería y solía llevarles galletas caseras de vez en cuando—. Pero ya sabes que no hace falta que nadie venga a vigilarme —se quejó sin dejar de sonreír.

Luna le dio un sonoro beso en la mejilla y se sentó a su lado en el sofá.

—No me gusta dejarte sola tanto tiempo, ya lo sabes, así que no protestes —la reprendió como si fuera una muchachita traviesa.

Aurora negó con la cabeza. Y luego le decían que ella era cabezota, pensó. Su nieta no dejaba algo si se le metía la idea entre ceja y ceja, y cuidarla, a pesar de que se desenvolvía bastante bien, se había convertido en su nueva razón de ser.

—¿Pero cuánto tiempo crees que me dejas sola? Si apenas llegas cuando te acabas de marchar. Deberías disfrutar de tu juventud y de ese nuevo novio tuyo tan guapetón. Que la vida son solo dos días… —dijo por millonésima vez.

Luna sonrió. Tan pronto le decía que no le gustaba que estuviera conduciendo los fines de semana que iba a Almuñécar, como la animaba a salir más.

—Tú has cuidado de mí toda la vida. Ahora me toca hacer lo mismo —le dijo con cariño.

Luna notó que se había quedado muy callada y se giró para mirarla a la cara. Había vuelto la vista al televisor, pero solo para que no viera que las lágrimas habían hecho acto de presencia.

Abrazó a su abuela con ternura, a la mujer que más adoraba en el mundo entero, y se quedaron así un rato. Más tarde preparó algo de cena y se demoraron mucho a la hora de irse a dormir. Al día siguiente Luna tenía trabajo por delante. Aurora, como siempre, tenía que atender miles de tareas domésticas. Le gustaba tenerlo todo limpio y ordenado. A su nieta aún le asombraba cómo se preocupaba por cada detalle de su pequeño piso; podía ser viejo y algo destartalado, pero para las dos era un hogar, un buen hogar lleno de cariño.



Luna salió de casa con un poco de retraso. Cuando llegó a la cafetería, Tania ya estaba esperando con su taza de café en la mesa. Entró en el local y después de saludar a su amiga y compañera, hizo un gesto a la camarera que enseguida le preparó su café con leche habitual.

—He encontrado unos zapatos de tacón alto impresionantes por internet —dijo Tania enseñándole la pantalla de su teléfono móvil—. Deberías mirarlos, esta página que anuncian en la tele es genial.

—¿De verdad? No sé qué decirte. Como no me queden bien cuando lleguen a casa… voy a tener un problema. Solo tenemos cuatro días —se lamentó.

—No te preocupes por eso, te lo mandan muy rápido, y de todos modos, ya no tenemos mucho tiempo libre para ir de tiendas. Creo que es una buena solución si es que quieres llevar algo espectacular a la fiesta —aludió de manera intencionada.

Luna tragó saliva con dificultad. La fiesta de negro era mucho más que la típica celebración temática de Halloween, aunque esta la fueran a adelantar al día treinta; era el aniversario del hotel, y habría un montón de gente famosa: como los conocidos y amigos de Adrián y de su familia. Estaba de los nervios por el hecho de querer causar una buena primera impresión como su novia. Aunque él intentaba quitarle hierro al asunto, sabía muy bien que los invitados estarían pendientes de ellos. Ya ocurría con los empleados del hotel, así que sus conocidos no iban a ser menos. Todos tendrían curiosidad por la mujer que había sacado al famoso Donjuán de la soltería.

—Bien, envíame el enlace y cuando vaya a casa a comer, intentaré buscar algo que le vaya bien al vestido.

Tania la miró comprensiva y le sonrió con cariño.

—El vestido es precioso, y seguro que los zapatos serán igual. No he conocido a una mujer a la que le quede mejor la ropa que a ti. Eres como la modelo perfecta —alabó. Puso su mano sobre la de ella y la apretó con suavidad—. Estarás increíble y Adrián se derretirá. Seguro que no podrá evitar llevarte a esa suite del hotel para hacer travesuras.

Luna se carcajeó y se sonrojó.

—Prefiero mil veces eso. Estoy de los nervios por culpa de la maldita fiesta —masculló alterada.

—Mmm… yo nunca he estado en una fiesta así, y seguro que será divertida. ¡Vamos! Seguro que eres la envidia de todas las mujeres —bromeó con una amplia sonrisa.

—Bueno, eso no lo sé —dijo temblando por dentro—. Empecemos a trabajar y luego te vienes a comer a casa y me ayudas, ¿vale?

—Por supuesto —dijo enseguida.

Se acabaron los cafés, pagaron y salieron al frío otoñal de Granada.

—Hemos quedado con una pareja que busca un piso en la avenida de América, así que en marcha.

—¿Has recogido las tablets y las llaves ya? —inquirió Luna con curiosidad.

—Sí, esta mañana me levanté muy temprano y ya he pasado por la agencia. Estamos listas. Mis padres llegarán enseguida, pero no podía esperar —dijo con cierto nerviosismo.

—¿Ha ocurrido algo de lo que no esté enterada? —preguntó sin dejar de mirarla.

Tania mostró una sonrisa radiante.

—¡Rubén me ha pedido que me vaya a vivir con él! —gritó con entusiasmo.

Luna se quedó con la boca abierta un instante y no tardó en abrazar a su amiga con efusividad.

Sabía que habían empezado a hacer planes cuando Rubén les dio la noticia de su adquisición del restaurante, pero no que estos fueran tan formales y tan rápidos.

Sí que se había perdido algo importante al parecer, pensó Luna.

—Me alegro muchísimo por ti, guapísima —dijo con sinceridad, contenta por los dos—. Supongo que eso es lo que te ha causado insomnio, ¿no? —bromeó.

—Ya te digo, aunque más que por eso… creo que es por la idea de tener que decírselo a mis padres —confesó con una mueca de disgusto.

Luna la miró. Era evidente que al ser hija única, al igual que ella, le iba a costar un mar de lágrimas dar la noticia de que iba a volar del nido, pero era ley de vida. Belinda y Félix tendrían que aceptarlo.

—Tranquila, apuesto que no se lo tomarán tan mal. Rubén es un hombre maravilloso, y seguro que os irá muy bien juntos —aseguró convencida de sus palabras.

—Gracias —musitó ella emocionada.

Caminaron cogidas del brazo hasta llegar al lugar acordado con sus clientes, y sin dejar de hablar del enorme cambio que se iba a producir en la vida de Tania en breve. Aún no tenían una fecha concretada, pero ya estaba deseando hacer las maletas.

Todo era muy emocionante, y Luna la comprendía muy bien. A ella también le había pasado esa idea por la cabeza en algunas ocasiones, y si bien Adrián no había hablado del asunto, sabía que en el futuro, tendrían que plantearse dar ese paso también. Ella no quería tener una relación a distancia para siempre, y esperaba que él tampoco. Había muchas cosas que replantear, desde luego, y no sería fácil, así que ese tema quedaba estancado de momento.


Espero que os haya gustado. Aquí tenéis los enlaces de compra:




¡Felices lecturas!

lunes, 20 de febrero de 2017

Amazon y Kindle Unlimited

¡Buenos días!

Espero que tengáis un buen inicio de semana. 
Quiero aprovechar esta entrada para daros las gracias por vuestras adquisiciones de mis libros, por los comentarios y reseñas, y cómo no, por vuestras visitas al blog.

Hace tiempo vengo notando que algunos lectores tienen dudas en cuanto al servicio de amazon, y también a la hora de tomar una decisión para comprar allí. 

Me gustaría mostraros algunas cositas que espero que os ayuden.

Antes de nada, principal e imprescindible, es abrir una cuenta para poder acceder.



Voy a tomar como referencia uno de mis últimos títulos: "Mis besos para ti".

Para empezar, podéis entrar en la plataforma de amazon de vuestro país de residencia. Aquí os dejo algunos de los enlaces, aunque hay muchos más (siento no poner cada uno de ellos ;-) )




Cuando pinchéis en la portada de uno de los libros que os aparecen, tenéis la posibilidad de leer los primeros capítulos de manera gratuita solo con un clic:


Lo único que tenéis que hacer es esperar que amazon abra una nueva ventana, y os dará la oportunidad de ver el inicio del libro sin coste alguno. (Solo algunas páginas, según el volumen del libro).

Si tenéis aplicación Kindle (que es gratuita) en alguno de vuestros dispositivos (ordenador, teléfono móvil...), también podéis pedir una muestra gratis, y esta se cargará en la aplicación para que podáis leerla y guardarla, igualmente sin coste.

Pinchad aquí para descargarla. También la encontraréis en Play Store.

Para esto sí es necesario tener dicha aplicación, ya que es allí donde se cargará el contenido. Y si tenéis varios, como es mi caso, solo tenéis que indicar en cuál queréis leerlo, pero no os preocupéis, una vez que tengáis la muestra gratuita en vuestra cuenta, podréis verla en cualquiera de vuestros dispositivos.


Otra forma de leer gratis en amazon, además de con las miles de promociones a 0€ que hacen montones de autoras cada día, es con el servicio de Kindle Unlimited.


Todos mis títulos tienen esta opción, y también la posibilidad de "préstamo", así que os animo a probar, seguro que no os arrepentiréis si sois unas lectoras insaciables como yo.

Podéis leer toda la información aquí.

No podéis olvidar que es importante leer la información que proporciona esta plataforma antes de tomar una decisión a la hora de comprar un libro, cualquiera de los que ofrecen.


Aquí sabréis todo lo que necesitáis: sinopsis, número de páginas, idioma y reseñas de otros lectores.

Y en este enlace, amazon os proporciona información para facilitaros y resolveros vuestras dudas con respecto a todo esto. Espero que os sirva. (En la web, en la parte inferior, podréis ver que amazon os ofrece un apartado de "Ayuda", así que no dudéis en enviar vuestras dudas).

Espero no olvidar nada importante, pero si alguien desea dejar su comentario o preguntar algo, que no dude en hacerlo.

¡Un abrazo!



viernes, 17 de febrero de 2017

Mis besos para ti - Introducción


¡Es viernes! 
¡Feliz fin de semana a todos!

Me gustaría mostraros la introducción de "Mis besos para ti". Como se suele decir, todo lo bueno se hace esperar, y con mucha ilusión, la recibí ayer de mano de mi querida Minny. Espero que os guste tanto como a mí. 
Mil gracias, corazón.





Podéis ver el book tráiler aquí.

Y estos son los enlaces de compra:




¡Felices lecturas!

jueves, 16 de febrero de 2017

Mis besos para ti - Capítulo 2


Podéis ver el book tráiler aquí.

Capítulo 2


  
Después de una noche memorable, llegó la inevitable despedida del sábado por la mañana. Adrián tenía trabajo.

Luna comprendía que llevaba poco tiempo en su puesto como dueño y director del hotel que le legó su padre, pero aún así, era un fastidio que solo se pudieran ver unas pocas horas durante los fines de semana. A veces le resultaba desesperante. Pero claro, eso era mejor que nada, decidió. Esos momentos juntos eran increíbles, no los cambiaría por nada.

Llamó a Tania, que al igual que ella también estaba ya despierta, y quedaron en ir a tomar café juntas. Algunas veces iban a la cafetería del hotel de Adrián, pero los empleados eran bastante cotillas y ella no soportaba que la mayoría de los que trabajaban allí escrutaran su relación continuamente, así que habían terminado sus incursiones en el lugar de trabajo de su novio. De ese modo se acabaron las preguntas indiscretas y las miradas de envidia de las jóvenes que se habían encaprichado de él. A pesar de que las relaciones entre el personal estaban prohibidas, eso no impedía que hubieran puesto sus miras en Adrián.

Luna las comprendía muy bien.

Quedaron en una cafetería del centro para ir de compras luego. Hacía buen tiempo, de modo que tenían todo a su favor ese fin de semana. Adoraba ir a la costa en otoño e invierno. En realidad en cualquier estación del año, pero sobre todo cuando el frío empezaba a calar los huesos en la ciudad. Almuñécar lo tenía todo, incluido al hombre más maravilloso del mundo, así que le encantaba ir allí. Si no fuera porque su abuela no soportaría tenerla lejos durante un período largo de tiempo, ya se habría planteado un cambio de aires durante algo más que un fin de semana.

Bien que lo sabía.

Como también era consciente de que era pronto para pensar en esas cosas. Apenas llevaban medio año saliendo; era pronto para plantearse algo tan serio e importante.

Sacudió esos pensamientos que no llevarían a nada prudente y sonrió a Tania cuando la vio sentada en la terraza.

—Ya te he pedido el café —dijo a modo de saludo.

—Muchas gracias, la verdad es que lo necesito con urgencia.

Tania la miró con una enorme y brillante sonrisa, captando el sentido de sus aparentemente inocentes palabras y asintió.

—Yo también. Menudo maratón el de anoche.

Luna soltó una risita.

—Sí —soltó de manera escueta. Tania sonrió.

No dijo nada más, y cuando trajeron su café doble, lo tomó casi de un trago.

Hablaron de sus planes para el fin de semana y Tania la sorprendió con una declaración.

—Rubén quiere decirme algo esta noche —dijo con evidente preocupación.

Luna escrutó su rostro. Estaba nerviosa y tensa, y no podía entender el motivo. Ella y Rubén estaban muy bien juntos, no creía que aquello pudiera significar lo que Tania pretendía. Seguro que no era más que una noticia importante que quería contarle.

—Venga, no te preocupes, seguro que es una buena noticia —dijo para tratar de animarla.

Tania hizo un mohín con sus rosados labios y evitó su mirada. Cuando Luna creía que no hablaría más, esta volvió su cara hacia ella.

—Está un poco raro desde hace algunos días, y la verdad es que no sé qué pensar. No quiere hablarme…

Luna la miró con el ceño fruncido.

—Pero si te llama todos los días. Entiendo que no te hable de temas importantes cuando estáis en la cama, pero…

Su intento de broma consiguió su propósito. Tania compuso una pequeña sonrisa pero esta no le llegó a los ojos. Estaba preocupada de verdad. Luna intentó mostrarse comprensiva.

—¿Por qué piensas que puede ser algo malo?

—No estoy segura. Se pone muy esquivo cuando le pregunto por el trabajo —explicó cabizbaja—, y tal vez debería dejarlo estar, pero es que hay algo que me da mala espina. —Entrecerró los ojos molesta—. El otro día simplemente me cortó, dijo que no quería hablar sobre eso y punto. Fue un borde.

Rubén era la persona menos borde o cortante que había conocido, y supuso que Tania exageraba un pelín.

—Puede que no le vaya bien y esté pensando en hacer un cambio. Quizás le preocupe lo que puedas opinar al respecto —dijo con su mejor voz razonable.

Tania bufó de manera poco femenina. Se tapó la cara con las dos manos y frotó sus ojos como si con ese pequeño gesto pudiera aclarar sus pensamientos.

—No tengo ni idea —musitó al borde del llanto.

Luna alargó la mano y acarició su antebrazo con cariño. No sabía qué decirle para confortarla, porque en el tema de las relaciones, ella era un cero a la izquierda, así que cualquier palabra que saliera de sus labios podía ser aún peor que su silencio. Hizo lo mejor que se le ocurrió: estar ahí a su lado, escucharla y tratar de animarla.

—Si las cosas van bien en la cama, seguro que lo demás seguirá su curso hasta encauzarse. Ya verás —le guiñó un ojo y vio cómo las mejillas de Tania adquirían un tono rosado y su sonrisa aparecía. Su sonrisa auténtica.

—Imagino que esta noche en la cena lo sabremos los tres —añadió ella entonces.

—¿Qué tres? —inquirió Luna confusa.

—Me dijo de quedar los cuatro. Comentó que es algo que quiere compartir contigo y con Adrián también.

Luna no supo qué decir. Al menos estaba segura de que su mejor amiga no debía preocuparse de ese modo. Ningún hombre rompería una relación de varios meses delante de otras dos personas. Seguro que no.

Entró a pagar los cafés y cogió del brazo a Tania. Era momento de olvidarse de tensiones y nerviosismos.

Se iban de compras.



Pasaron varias horas yendo a un montón de tiendas y como los hombres tenían un día complicado de trabajo al parecer, fueron a casa de Adrián para no quedarse solas. Tania no tenía ánimos para estar en el piso de Rubén hasta la noche, y Luna se sintió algo mejor al no tener que ir a comer con los padres de su novio ese día, de ese modo no dejaba a su amiga sola tanto rato. Habían quedado en ir al restaurante cuando este cerrara, así que tenían todavía unas cuantas horas hasta entonces.

Por suerte, la casa de Adrián tenía entretenimiento de sobra para que las dos evitaran deprimirse pensando en lo que ocurriría esa noche.

Marga, la mujer que trabajaba en la casa desde hacía años, les preparó algo de comer. Más tarde se quedaron viendo películas en la sala de cine antes de empezar a prepararse para salir.

No tuvieron mucho rato para darle vueltas a la cabeza cuando abrieron el armario, que ya empezaba a llenarse con las cosas de Luna sin que ni ella, ni Adrián, se dieran cuenta, y entre risas y bromas empezaron a probarse prendas que habían comprado esa misma mañana también.

A las once de la noche, estaban listas mientras esperaban a que Adrián las recogiera. Tania optó por un vestido corto de color marrón claro con una chaqueta y un pañuelo de un tono más oscuro. Su rubio pelo le caía con suavidad por encima de los hombros y bromeó con la necesidad de cortárselo de nuevo. Le gustaba más cuando no tenía que peinárselo durante un buen rato para que quedara completamente liso. Unos botines negros con tacón alto y un bolso del mismo color completaban su conjunto.

Luna optó por el verde oscuro, un color muy otoñal según su criterio. Llevaba una camisa blanca de manga larga bajo un mono vaquero en color verde con un corte muy alto, sus largas piernas quedaban casi al completo al descubierto, pero le sentaba muy bien. Se puso unas medias claras y unos botines grises oscuros a juego con su maxi bolso. Recogió su pelo en una coleta alta; ella al contrario que su amiga del alma, prefería llevar una melena larga y sin retocar ni un ápice tu tono castaño oscuro.

Cogió su cárdigan negro y lo dejó en el sofá del salón. Las dos se sentaron para esperar a Adrián. Aún tenía que ducharse y arreglarse antes de salir de casa, y las dos se morían de hambre, pero como habían quedado en el restaurante donde trabajaba Rubén, supusieron que cenarían allí. Este no les había dado muchos detalles porque la noche de los sábados tenían bastante clientela y apenas tenía un descanso para poder coger el teléfono.

Luna comprobó que Tania estaba en su mundo, pensando, y seguro que preocupada mientras fingía mirar la televisión. Ella misma estaba algo tensa, así que guardó silencio y trató de mantenerse lo más serena posible mientras los minutos se sucedían. A veces consideraba que el tiempo les jugaba una mala pasada cambiando su ritmo normalmente acelerado por uno pausado para que aumentara la tensión del momento. O eso le parecía en ocasiones.

Era frustrante.



Adrián llegó a las once y veinte y no tardó en arreglarse para salir. A los quince minutos ya estaban subidas en su coche deportivo e iban de camino al restaurante que ya estaba cerrado al público. Aparcó el vehículo en la puerta principal y cuando Tania le escribió a Rubén para avisarle de que estaban allí, este apareció por la puerta lateral al instante. Les hizo pasar y tras los saludos de rigor, tomó a su novia de la mano para guiarla al interior.

Encendió una luz del pasillo y les hizo pasar a uno de los salones privados. Era uno pequeño, pero el lugar era precioso. Cuando tocó el interruptor y la luz lo inundó todo, los tres comprobaron que aquello era más que una celebración. La mesa estaba vestida con clase y elegancia. Había varias copas para cada uno, cubiertos que ni Luna y Tania podrían usar en una comida sencilla como las que estaban acostumbradas, y varias botellas de champán en dos elegantes botelleros de plata junto a la mesa.

Un elegante candelabro hacía de centro de mesa. Rubén fue a por unas cerillas y las cinco velas alargadas encendidas, dieron un toque muy cálido y acogedor al salón.

—Esta noche el camarero y cocinero seré yo, pero no os preocupéis, ya está todo preparado —anunció Rubén con una sonrisa nerviosa.

—Genial, es un privilegio que seas nuestro chef personal —bromeó Luna.

Tania no dijo nada, solo mostró su aprobación con una pequeña sonrisa. Su amiga la observaba con disimulo porque empezaba a sentir que se moriría de la impaciencia; estaba intrigada por la noticia que requería la presencia de los cuatro en una cena que no era ni mucho menos improvisada.

Rubén sirvió los entrantes y el champán, para sorpresa de todos, ya que no sabían qué esperar, y cuando se sentó, guardó silencio. Tras respirar hondo varias veces, miró a Tania primero y luego a los demás.

—Tengo una importante noticia que daros, y es que… sois las personas más importantes de mi vida, además de mis padres que estarán en algún rincón perdido de África ayudando a los más desfavorecidos —añadió con una nota melancólica en su voz—. Siempre quise dirigir un restaurante, llegar a lo más alto, pero si hay algo que pueda superar esa meta, es que ese restaurante fuese mío. Así que…

Todos empezaron a comprender lo que iba a anunciar, y su dramática pausa los dejó boquiabiertos.

—Estáis cenando esta noche con el legítimo dueño de este increíble lugar —dijo emocionado.

Tania se llevó las manos a la boca y acto seguido le abrazó con impetuosidad.

—Me alegro mucho por ti, cariño —musitó con lágrimas de alegría.

Adrián se levantó y abrazó a su mejor amigo, Luna hizo lo mismo. Una vez de pie, alzaron sus copas con champán y brindaron por su nuevo logro.

—¿Ahora entendéis que lo sirviera antes de la cena? Lo siento, pero es que no podía esperar, los nervios me tenían alterado.

—¿Vas a mantenerlo tal como está ahora o has pensado en hacer algunos cambios? —inquirió Luna con interés.

—Oh qué va, el Sunset seguirá siendo el de siempre —declaró con una gran sonrisa llena de orgullo.

—Me alegro, este sitio es único.

—Estoy de acuerdo —convino Tania.

Pronto empezaron a comer y a charlar de un montón de cosas. Rubén tenía grandes planes en los que Tania estaba incluida, por supuesto, y de los que habló por encima, de modo que sus preocupaciones quedaron eclipsadas por completo. Ahora sin embargo, eran Luna y Adrián los que tenían mucho en qué pensar.

Ellos no tenían pensado irse a vivir juntos por el momento. Adrián tenía mucho que aprender sobre el hotel todavía y necesitaba algún tiempo para manejarlo todo con la misma soltura que su padre. Un hotel de lujo requería cierto grado de implicación para mantener el prestigio, y ahora mismo todas sus energías estaban puestas ahí. Luna por su parte, no podía dejar sola a su abuela; aunque Aurora aún se manejaba bien en casa, estaba muy mayor con sus cerca de ochenta años. Necesitaba supervisión con la medicación, y simplemente no podía abandonarla. Era su única familia.
 
Tania también tendría que dejar a sus padres en ese caso, pero aquello era diferente, ellos tenían una ocupación, un negocio que iba bien y que les reportaría cierto consuelo cuando su hija decidiera hacer su vida por su cuenta, así que no era lo mismo. Si Luna decidía mudarse en un futuro no muy lejano, dejaría a su abuela completamente sola. Y no podía hacerlo. Los padres de su mejor amiga podrían atenderla en algunos momentos, pero Aurora empezaba a necesitar ayuda las veinticuatro horas y eso no podía pedírselo a nadie. Era su responsabilidad.

Aunque ninguno de los dos había hecho planes ni había insinuado nada, cuando Rubén le dijo a Tania de manera directa que el Sunset sería un legado de los dos, la promesa de un futuro en común para ellos, flotó en el ambiente también para ella y Adrián.

Luna se alegraba mucho por ellos, pero eso planteaba ciertas incógnitas para su relación. ¿Alguno de los dos se plantearía mudarse y dejarlo todo atrás?

Era una pregunta que se había situado entre los dos sin que fueran conscientes del todo, pero que de momento no sabían cómo responder.

Solo el tiempo lo diría.


Espero que os haya gustado. Aquí tenéis los enlaces de compra:




¡Felices lecturas!

martes, 14 de febrero de 2017

Cuando el amor es de verdad - Nuevo relato


Buenos días, y ¡feliz San Valentín!
Os traigo un regalito que espero que os guste mucho. 

Se trata de un relato corto, una escena inédita y muy romántica sobre Luna y Adrián. Para los que hayáis leído ya "¿Qué estás mirando?" y "Mis besos para ti", sabréis quienes son ;-) y para los que no, aquí os dejo el book tráiler. (de la primera y segunda parte).

"Cuando el amor es de verdad", estará gratis hoy 14 de febrero de 2017 y por supuesto, también con Kindle Unlimited, así que aprovechad esta oportunidad. 




Estaré esperando ansiosa vuestras opiniones.

Que paséis un día lleno de amor, buenas vibraciones, y grandes lecturas. 

¡Besitos!